19 de agosto de 2013

Mundial de Moscú: Jornadas 7, 8 & 9


VIERNES 16 DE AGOSTO

En las calificaciones para lanzamiento de jabalina, las favoritas pasaron con más o menos solvencia a la siguiente ronda, y estarían en la final del domingo. Se celebraban también los 'heats' de los 100m vallas, donde Brianna Rollins y Sally Pearson destacaron entre todas las atletas. En triple salto masculino, sin sorpresas. Taylor, Pichardo, Rapinier, Tamgho y Claye se meterían en la final. Y en las series de 200m, todos los grandes favoritos se metían en semis. A destacar, el magnífico récord de España de Bruno Hortelano, que con 20.47 se metía segundo de su serie (por delante del francés Vicaut). Una sensacional actuación del velocista, nacido en Australia, y que estudia en EEUU. Y muy buen papel también de Sergio Ruiz, quinto en su serie, pero con una buena marca de 20.88. Por su parte, el gran favorito, el jamaicano Usain Bolt, se paseaba en su serie (20.66, vigésimo primer tiempo entre los 24 clasificados), dando muestras de una solvencia absoluta, dejándose llevar a partir del hectómetro, mirando a los lados, ante la mirada cómplice y sonrisa pícara de su compañero de serie, Delanno Williams.
Sesión de tarde. Arrancaba una de las jornadas más esperadas, por varias razones. La final femenina de martillo coronaba a la local Tatyana Lysenko, con récord de los Campeonatos y mejor marca mundial del año (78.80), y segunda mejor marca de todos los tiempos, sólo por detrás del récord mundial de 79.42 de la gran ausente en esta final
Farah camino de la leyenda
(cayó en las eliminatorias), la alemana Betty Heidler. En las tres semis de los 200m, notables ausencias en los primeros puestos, con eliminaciones tan sonadas como las de Isiah Young, Jason Livermore o Wallace Spearmon. Bolt ("suficiencia" es la palabra que mejor define sus actuaciones de hoy), Mitchell, Weir y Ashmeade partirían como favoritos para las medallas. Bruno Hortelano volvió a realizar una fenomenal carrera, quedando 5º de su serie, pero realizando un gran papel.

David Storl se adjudicaba el triunfo en el lanzamiento de peso, con un ligero margen sobre Ryan Whiting, que partía como gran favorito al estar en posesión de los cuatro mejores lanzamientos del año. En las semis de 1.500m también se quedaban fuera atletas de la talla de Manzano, Birgen, Lomong, Özbilez o Souleiman. Kiprop volvió a demostrar su enorme estado de forma, y será el gran rival a batir por Kiplagat, Gebremedhin, Chepseba y Centrowitz. A destacar el hecho de que habrá 4 europeos en la final: Carvalho, Ingebrigtsen, Tesfaye y O'Hare.
La final de salto de longitud nos iba a deparar uno de los concursos más intensos, en lo que a emociones nos ocupa, de los Campeonatos. Eusebio Cáceres y el ruso Aleksander Menkov partían como favoritos para alzarse con una victoria que acabó por caer del lado del local, con un espectacular vuelo de 8.56m. El holandés Ignisious Gaisah se colaba como inesperado invitado en la segunda posición (8.29m), y el mexicano Luis Rivera, que venía con la mejor marca del año, se llevaba el bronce con 8.26m. Un centímetro más que los 8.25m que acreditaba el saltador español. Cuarto puesto en su primer Campeonato del Mundo, con la plata a 4 centímetros. Viendo, no ya las marcas, sino las sensaciones transmitidas, se puede extraer una valoración realmente positiva del concurso global de Cáceres, teniendo en cuenta su juventud (21 años), y su tardía dedicación a esta prueba. Estamos seguros de que mejorará, aunque Menkov se postula de aquí en adelante como un rival temible. Sólo un año de edad separa a los dos futuros dominadores de la disciplina, si el destino no es caprichoso. En semis del 800m femenino, las americanas Johnson Montano y Martinez seguían dominando, al igual que en el relevo 4x400m masculino, donde el equipo USA se llevaba el oro con una autoridad fuera de toda duda.
Fraser-Pryce: la nueva 'diva'
de la velocidad
En el 5.000m, asistimos a una nueva victoria, confirmando el doblete, del gran 'Mo' Farah. El británico se convertía así en el único atleta de la historia en conseguir ser campeón, simultáneamente en ambas distancias (5.000m y 10.000m), de Europa, del Mundo y Olímpico. En una carrera lenta (13:26.98), nadie pudo seguir, como de costumbre, a Farah en la última vuelta. Se temía una carrera de este tipo, frente a la incapacidad de los equipos africanos (Kenia y Etiopía) para plantear una carrera rápida o a tirones, única posibilidad ante Farah por su temible final. Un trabajo en equipo que ha brillado por su ausencia, y que ha alejado a los africanos de la opción de despojar a Farah del pedestal en el que habita actualmente en el fondo mundial. El etíope Gebrhiwet era segundo, y el keniano Koech tercero. A destacar la actuación del veteranísimo Bernard Lagat, sexto, que con casi 39 años estuvo por delante de sus compatriotas Rupp (8º) y Hill (10º), así como de Alamirew (9º).
Y terminamos el viernes con la final de 200m. Final que tuvo un nombre. El nombre de la velocidad femenina mundial a día de hoy: Shelly-Ann Fraser-Pryce. La jamaicana se lleva el doblete (100m y 200m), y se consagra como la máxima especialista actual de las pruebas rápidas. Ahouré repetía plata (también en el 100m), y Okagbare se llevaba el bronce, destacando la lesión de la estadounidense Allyson Felix. Si Bolt se llevase el sábado el 200m, Jamaica se convertiría (si no lo es ya) en la auténtica dominadora de la velocidad en el panorama atlético mundial.


SÁBADO 17 DE AGOSTO


Kiprotich, reafirmando con su oro la victoria
en los pasados JJOO de Londres '12
Primera prueba del día, primer 'carrerón'. El sábado se inauguraba con el maratón, en el que, como siempre, los africanos partían como grandes favoritos a todo. Tadesse Tola imponía el ritmo, hasta que en el kilómetro 30, cogía el mando el campeón olímpico, el ugandés Stephen Kiprotich. Seleccionó tanto el grupo que en la última parte de prueba sólo pudieron seguirlo Tola y Lelisa Desisa. Finalmente, con Tola descolgado, Kiprotich demostró la misma inteligencia en carrera que en Londres, jugando con Desisa y fundiéndolo a tirones en "zig-zag", hasta que consiguió descolgarlo con un brutal ataque. El ugandés demostró una vez más lo magnífico atleta que es, siendo astuto, inteligente y eligiendo perfectamente el momento para atacar, desterrando la opinión de muchos sobre lo efímero y casual de su oro en Londres hacía un año. Campeón del Mundo, con una marca, eso sí, discreta de 2h09:51 para reafirmarlo. Muy buena actuación del equipo etíope, con Desisa plata, Tola bronce, Kebede cuarto y Tsegay octavo. La debacle vino por parte del equipo de Kenia, que sólo consiguió meter a dos hombres entre los 20 primeros (Peter Some, 9º, y Bernard Kipyego, 12º). Por parte española, Ayad Lamdassem, tras ir cómodamente ubicado en el grupo de cabeza, tuvo que abandonar por mareos en el kilómetro 30. Mientras que Javi Guerra, en una inteligentísima carrera, marca de la casa, de menos a más, completó una soberbia actuación, concluyendo en el puesto número 15, con 2h14:33, mejor europeo, plaza que le da derecho a acudir al Europeo de Zurich que se celebrará en agosto de 2014.
En la final de salto de altura, la gran alegría del día (y la segunda grandísima alegría de los Mundiales) fue la medalla de bronce para la cántabra Ruth Beitia, compartida con la campeona olímpica rusa Anna Chicherova, ambas con idénticos concursos y saltos de 1.97m.
Beitia conseguía brillantemente la segunda medalla para el equipo español


El oro fue para la también rusa Svetlana Shkolina (2.03m), y la plata para la americana Brigetta Barrett (2.00m). Sensacional vuelta a la gran competición de Beitia, consiguiendo lo que nunca en su carrera había conseguido, una medalla en un Campeonato del Mundo al aire libre. Y segunda medalla para el combinado español en los Mundiales.
En la final de 100m vallas, más o menos lo esperado, es decir, victoria de la norteamericana Brianna Rollins (aunque tuvo que sufrir remontando, tras una mala salida), con plata de la australiana Sally Pearson y bronce de la británica Tiffany Porter. También conocíamos al nuevo campeón del mundo de jabalina, el checo Vítezslav Veselý, protegido del gran recórdman mundial y mejor jabalinista de todos los tiempos, Jan Zelezný.

La final del 5.000m femenino nos deparaba la esperada victoria de Meseret Defar, tras su ausencia en el 10.000m (en beneficio de Tirunesh Dibaba, que tampoco acudía a su cita con los 5 kilómetros), con 14:50.19. Sólo pudieron intentar hacer frente al explosivo final de la abisinia la kenyata Mercy Cherono, y la también etíope Almaz Ayana. La representación española, con Dolores Checa, nos dejó un magnífico sabor de boca, dejándose ver y comandando la prueba a partir del segundo kilómetro. Aun siendo adelantada por el grueso del grupo, Loli supo acometer una última embestida final que le valía para ser décima con 15:30.42, un excelente resultado en territorio totalmente hostil. Gran Campeonato de Checa, que puede irse más que satisfecha con su Mundial.
El 4x400m nos mostraba una trabajada victoria de Rusia frente a Estados Unidos, consiguiendo además el récord de los campeonatos en un igualado final, tras una gran tercera posta.
Y para terminar el penúltimo día de competición, volvíamos a disfrutar del fenómeno jamaicano, del extraterrestre, de Usain Bolt, en la final del 200m. "Lightning Bolt". Siendo gran favorito, nos deleitó de nuevo con una marca fuera del alcance de cualquier atleta hoy en día, un 19.66 dejándose llevar en prácticamente los últimos 30 metros (récord de los Campeonatos y mejor marca mundial de la temporada).
'Lightning Bolt' tras billar en
la final del 200m por tercera
vez consecutiva
Es posible y lógico pensar que el caribeño es absolutamente imbatible en su distancia predilecta, pese a las críticas y constantes comentarios sobre su estado de forma, incapacidad para mejorar sus estratosféricas marcas, o inquietudes sobre su preparación o dedicación. Asistimos, de nuevo, a una exhibición de un atleta excepcional. Con la reacción más lenta de los 8 participantes, llegaba a la curva con la compensación ya ganada, y encaraba la recta con ventaja sobre su compatriota Warren Weir, que culminaba su gran carrera (19.79, marca personal) con la plata. El bronce fue para el americano Curtis Mitchell. Todo lo que digamos sobre Bolt se quedará corto. Pero, para la estadística (y para la eternidad), este oro le valía el tercer Mundial consecutivo en el doble hectómetro, y, a falta del 4x100m del domingo, se quedaba a una medalla de las 10 en Mundiales de Carl Lewis (8 oros, 1 plata y 1 bronce; por 7 oros y 2 platas de Bolt). El hombre más rápido de la historia seguía agrandando su leyenda. Y que dure, por el bien del atletismo.



DOMINGO 18 DE AGOSTO

Última jornada de Campeonatos, que se disputaba también íntegramente en horario de tarde. Comenzaba con el concurso de jabalina femenino, donde la gran Christina Obergföll se llevaba el oro. En el triple salto masculino, el francés Teddy Tamgho volaba con una marca de 18.04m, mejor marca mundial del año y registro de los Campeonatos. El cubano Pedro Pablo Pichardo y el norteamericano Will Claye completaron el podio. Gran salto del francés de 24 años, que con otros dos nulos muy largos, plantea claramente la posibilidad de acercarse a los registros del gran Jonathan Edwards.
Kiprop, revalidando su título de Daegu
En la final del 1.500m, se cumplían los pronósticos en cuanto al ganador. El kenyata Asbel Kiprop, líder destacado del año y último campeón mundial en Daegu '11 (y oro en los JJOO de Pekín '08) hacía valer su estratosférica zancada en una carrera exageradamente lenta y táctica, hasta que Chepseba cogió el mando y la lanzó levemente. Hasta prácticamente los últimos 100 metros nada se movió, haciendo valer Kiprop su último cambio, azuzado por el ritmo lento de prácticamente toda la prueba. La sorpresa la daba el atleta de Alberto Salazar, Matthew Centrowitz, que se metía segundo, así como la también inesperada tercera plaza obtenida por el sudafricano Johan Cronje. De nuevo, como en el maratón, la de arena la daban los atletas kenyatas (salvo Kiprop, claro). Chepseba cuarto y Silas Kiplagat sexto. El único representante del mediofondo etíope, Gebremedhin, también cosechaba un discreto resultado, siendo séptimo. Reafirmación, si cabía, de un gran atleta como Kiprop, con el lunar de su fatídica carrera el año pasado en Londres.
En el 800m femenino, la carrera quedó marcada por el endiablado ritmo marcado por la americana Johnson Montano, que hizo un primer paso por meta en el 400m de 56.06, a ritmo de récord del mundo. Obviamente, un ritmo totalmente descabellado, que acabó por pagar, siendo adelantada en la recta final, absolutamente desfondada, por la kenyata Eunice Jepkoech Sum, oro (con marca personal), la rusa Mariya Savinova, plata, y la también norteamericana Brenda Martinez, bronce (también con mejora de su tiempo de siempre). Tal fue el ritmo, que Johnson Montano acabó cayendo al suelo, teniendo incluso suerte de entrar cuarta. 
Y el Mundial terminaba con el relevo rápido, las dos pruebas del 4x100m (previamente se habían disputado los 'heats'). En categoría femenina, Jamaica vencía con una pasmosa facilidad, ante el desastre americano en el relevo entre la segunda y tercera posta. El equipo formado por Carrie Russell, Kerron Stewart, Schillonie Calvert y la enorme Shelly-Ann Fraser-Pryce conseguía con 41.29 el récord de los campeonatos. Una maravilla ver correr a la que ha sido la grandísima estrella de la velocidad femenina en estos Mundiales, y nueva reina de la velocidad.
Y en el relevo masculino, en primer lugar, mención a la maravillosa carrera protagonizada en semis por el equipo español. Eduard Viles, Sergio Ruiz, Bruno Hortelano y Ángel David Rodríguez se quedaron a 5 centésimas del pase a la final, estableciendo, con 38.46, un nuevo récord de España, mejorando la anterior plusmarca, conseguida en el Mundial de Atenas '97, en 14 centésimas. Enhorabuena a la velocidad española por sus magníficos Mundiales. Y quién iba a ganar, como no podía ser de otra forma... pues sí, el equipo jamaicano. Nesta Carter, Kemar Bailey-Cole, Nickel Ashmeade y el gran Usain Bolt, que conseguía su tan ansiada décima medalla, empatando con Carl Lewis como atleta más laureado en la historia de los Mundiales, pero desnivelando la balanza por el número de platas conseguidas (8 oros ambos, una de playa y una de bronce para Lewis, y dos de plata para Bolt). De la misma manera que Fraser-Pryce conseguía el triplete en féminas, Bolt volvía a demostrar que, aunque quizá no sea tan rápido ni sea tan capaz de devorar sus propias marcas con la facilidad de antaño, sigue siendo el indiscutible rey de la velocidad mundial (y de la historia), amén de ser un atleta prácticamente imbatible e irrepetible.






No hay comentarios :

Publicar un comentario